martes, 31 de enero de 2017

San Álvaro 2017: ¡Álvaro tiene que ser!




¡ Álvaro tiene que ser ¡




Fray Luis de Granada y Góngora.  La sierra de Córdoba es inmensa. Uno de esos lugares privilegiados, en tiempo reserva espiritual y paradisíaca, une a dos inmensas figuras de la literatura universal: Fray Luis de Granada y Luis de Góngora. Esas soledades de Córdoba, donde el padre Granada escribió el “Libro de la Oración y Meditación” y el poeta cordobés se entregó a dar forma a “El Polifemo” y las “Soledades”, están unidas por un mismo trazo natural. Un hilo conductor que va desde las alturas de Santo Domingo de Escalacoeli, hasta donde el paisaje se suaviza en valle para asomarse a la llanura de Córdoba.

La huella de Fray Luis de Granada permanece en el arroyo que lleva su nombre. En cambio, el progreso bárbaro y el abandono están borrando la huella de Góngora. Estamos hablando de Córdoba, de dos escritores del Siglo de Oro, de dos andaluces vinculados a San Álvaro.

(Extracto del artículo escrito por Antonio Ramos Espejo, en la Revista Escala Romera. Abril 2014)

lunes, 30 de enero de 2017

San Álvaro 2017: Fundador del Vía Crucis



San Álvaro: Fundador del Vía Crucis.





El 11 de Noviembre de 1417, en el concilio de Constanza, con la elección del Papa Martín V se dio por finalizado el Cisma de Occidente. A partir de entonces, se vio la necesidad de emprender una reforma en las órdenes religiosas para acabar con la relajación existente que se llamó “la claustra”.

La Orden Dominicana en España consigue del nuevo Papa la fundación de seis conventos de reforma. Para dicha empresa es nombrado San Álvaro como Superior. A tal fin hace un viaje a Roma y a Jerusalén. A su regreso, busca un lugar para iniciar la reforma, y cuyo entorno le recordara lo que él había visto y vivido en los Santos Lugares. Y lo encuentra aquí, en Córdoba, donde erige el primer convento en 1423. Y le puso el nombre de Scala Coeli; “Escalera del Cielo”.

Fue aquí donde practicó por primera vez, fuera de Jerusalén, el orden, la forma y contenido de lo que en la actualidad conocemos en el mundo entero como Vía Crucis.

Inicialmente constaba de 8 estaciones, cuyo testimonio son las 8 cruces colocadas a la vera del camino, hasta que en 1731 el Papa Clemente XII fijara las 14 estaciones. 

Gracias a los papas Inocencio XI en 1686, Inocencio XII en 1694, Benedicto XIII en 1726, que concedieron indulgencias a quienes practicaran dicha devoción, se ha extendido por el mundo entero. Pero sobre todo al Papa Benedicto XIV, que exhortó a todos los sacerdotes que colocaran en las iglesias las estaciones.

domingo, 29 de enero de 2017

San Álvaro 2017: Presentación Actividades



La hermandad de San Álvaro de Córdoba presenta sus actos para 2017

El acto tuvo lugar en la sede social de la corporación, en el Santuario de Santo Domingo de Scala Coeli