sábado, 30 de noviembre de 2013

OÍDO EN SCALA COELI: Notas de la Eucaristía del Domingo, 24 de Noviembre:



·        Con la fiesta de Cristo Rey se da por finalizado el Año de la Fe, que la Iglesia ha venido celebrando con especial intensidad. Un ejemplo de ello ha sido el Via Crucis Magno, celebrado en Córdoba.

·        San Pablo, en la segunda lectura, en lo que se refiere a nuestra fe, nos viene a decir y recordar que en el ser humano se da un estado de confusión, de desvarío, de oscuridad. A menudo, orgulloso de sus conquistas, el ser humano se siente artífice de su propio futuro. Pero cuando pretende camuflar sus propios errores, entonces se sume en una desconcertante mediocridad y se muestra intolerante y hasta violento.

·        Necesitamos, de alguna manera, la mano de alguien mayor que nosotros, que nos traspase al reino de la verdad, del amor y del perdón. Y, precisamente, este reino es el Reino de la Luz, el Reino de Jesús.

·        Si equiparáramos la categoría de la victoria cristiana con la dominio y supremacía que detenta cualquier gobierno internacional, estaríamos distorsionando el mensaje y la misma vida de Jesús. La victoria, el reinado o el imperio de Jesús está en el extremo opuesto de cualquier estructura de sometimiento o de poder. Cristo no oprime, no somete, tan solo libera y ama.

·        La grandeza de Jesús consiste en que se ha rebajado a hacerse miembro de nuestra familia, nos ha regalado la dignidad de ser hijos de Dios, nos ha elevado a la categoría de hermanos.  El ejercicio de su realeza ha consistido en despojarse de todo tributo que distingue o identifica a los poderes de la tierra y ofrecernos la grandeza de su encarnación, de su amor crucificado y de su presencia escondida en la Eucaristía.

·        El Evangelio nos dibuja la imagen de nuestro rey, con cetro y corona, que se transforma en un hombre despojado de sus vestiduras, coronado de espinas y clavado en la cruz. El letrero de su cruz: “este es el rey de los judíos”,  para los romanos era una burla, para los responsables de los judíos era un insulto, para el creyente es el título que define a Cristo.

·        La gente se ríe de él, los soldados se mofan de él, y un criminal crucificado con él le insulta. Tan solo, el segundo criminal también crucificado con él invierte las burlas de los demás en una oración exquisita y extraordinaria, convirtiéndose esa oración en la única imploración en el Nuevo Testamento que se dirige a Jesús: “Acuérdate de mí cuando llegues a tu reino”. En aquellos momentos dramáticos se produce el milagro de la fe, que hace oir la voz de Jesús: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”.


·        Estaría bien que sintiéramos en nuestro interior también esa voz de Jesús, que nos diéramos cuenta de sus hechos y de su vida, porque con ellos Jesús nos quiere llevar a prescindir de esos ciertos aires de grandeza y autosuficiencia que nos alejan de la sencillez evangélica; y, además, hoy Jesús espera también de cada uno de nosotros  que nos examinemos de cómo vivimos nuestra fe.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Visitas a Santo Domingo de Scala Coeli



El horario para las visitas culturales será:


DOMINGOS, de 11:30 a 13:30



Para otros días y horas, llamar al  Convento (teléfono 957.33.04.97) para concertar la visita, según las posibilidades de la Comunidad.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Curso de Psicología Espiritual


             El pasado mes de octubre, durante los días 11, 12 y 13 tuvo lugar en nuestro Convento de Sto. Domingo de Scala Coeli el curso de psicología espiritual: “Sabiduría de la serenidad en la plenitud de la vida” impartido por el P. José Antonio Segovia O.P.  Días intensos y apasionantes al descender a nuestro yo más profundo.

         Partiendo de la riqueza de todo lo vivido por cada uno de nosotros, podemos aprender a vivir desde la serenidad, la cual se consigue a través de la mirada contemplativa de Dios, de la realidad de nuestro día a día, de cada acontecimiento, de los problemas cotidianos.

          Serenidad como confrontación y no bienestar. El Padre Segovia nos propuso como objetivo el pensar en ella como espacio divino que hay en nosotros, sólo con ello basta para tener paz, no se trata de ningún esfuerzo, sólo desde ahí puedo encontrarme con los demás.

         Esa visión de Dios en mi vida es la vida espiritual que nos ayuda a continuar sin desgaste ni estrés. Se trata de descubrir las experiencias de luz que han iluminado las cuestas y encrucijadas, para ver después que al final lo que queda es el amor que nunca muere, que libera y calma.

         Esa vida espiritual es la que nos impulsa a vivir a fondo con plena conciencia. Para ello nos ayuda esta Casa del Monte a

APRENDER A VIVIR

         Sólo así iremos transformando nuestras emociones en paz y calma sin heridas. Pero es necesario adentrarnos en nosotros mismos. Para ello como actividad repasamos nuestra propia historia personal para hacer una relectura y así reconciliarnos con ella, viéndola como una historia de salvación, como historia divina.

         Por último nos aportó herramientas o medios para llevar una vida de bendición que no es una vida cómoda sino llena de riesgos y con trabajo, logros y objetivos. Entre esos medios estaba: vivir con humildad, restablecer nuestro propio orden, serenidad del desapego...

SOY PAZ Y DOY LO QUE SOY, Y ES POSIBLE PORQUE DIOS ES MI PAZ

         Invitación a revitalizar este sentimiento.

       Nos despedimos con la sensación de un encuentro lleno de descubrimientos personales y  con la ilusión y el entusiasmo de un camino que queda por recorrer.


                                                                                              F. M. S.

martes, 26 de noviembre de 2013

Santuario de Santo Domingo de Scala Coeli: Exterior





 El convento de Santo Domingo de Scala Coeli fue fundado en 1423 por San Álvaro en la Sierra de Córdoba, en un lugar conocido como la Torre de Berlanga; pronto se iniciaron las obras, y para 1442 ya estaba terminado el templo, al que el Papa Eugenio IV concedió indulgencias. Este primer cenobio recibiría algunas modificaciones en los siglos XVI y XVII, aunque la reforma más seria fue la del XVIII, llevada a cabo entre 1758 y 1763, siendo prior el Padre Ferrari. Se procede entonces a renovar el decorado interior y a reparar las estructuras, siendo inaugurada la obra el 25 de noviembre de 1763.

consecuencia de la desamortización de 1836 se derribó la mayor parte del convento, salvándose sólo la iglesia y algunas dependencias. En 1873 el arquitecto municipal Pedro Nolasco Meléndez arregló la fachada principal, y así permanecerá el conjunto hasta los años cincuenta de nuestro siglo, en que se acometieron importantes obras de consolidación del edificio y se procedió a la restauración de sus obras más interesantes. A mediados de la década de los setenta  se reformó todo el convento, adecuándose las dependencias para las funciones que desempeña actualmente de casa de espiritualidad.


En la explanada que existe delante del monasterio hay un monumento dedicado a San Alvaro, obra realizada por el escultor García Rueda en 1992.



El templo presenta la fachada principal a los pies, con un esquema en hastial muy sencillo, articulado en pilastras. El centro lo ocupa la portada, de medio punto surmontada por un azulejo contemporáneo que efigia a San Alvaro, con la fecha de 1432. Junto a la fachada se alza la espadaña, de impronta barroca; es una construcción en ángulo, formada por dos cuerpos con un hueco de medio punto entre pilastras el primero, y vano rectangular rematado con frontón triangular el segundo.





























lunes, 25 de noviembre de 2013

VEN Y VERÁS



JORNADAS VOCACIONALES DOMINICANAS: VEN Y VERAS



Durante los días 6, 7 y 8 de diciembre, en el Convento de Santo Tomás de Sevilla realizaremos la experiencia vocacional: “Ven y verás”. Esta iniciativa está dirigida a aquellos jóvenes que quieren conocernos más, compartir nuestra vida y discernir su vocación. Son unos días para estar juntos en un convento de frailes, para observar, descubrir, orar, escuchar la vida y acoger el testimonio de algunos dominicos, y preguntarse por el plan de Dios para cada uno. 



domingo, 24 de noviembre de 2013

Jesucristo, Rey del Universo





Cristo, Señor y Rey de paz y amor divinos,
Cristo, Señor y Rey de humildes y sencillos,
Cristo, Señor y Rey de justos y perseguidos:
danos poder vivir tu reino de justicia.
 
Cristo, Señor y Rey de todos los amores,
Cristo, Señor y Rey, perdón de pecadores,
Cristo, Señor y Rey en cruces y en dolores:
danos poder vivir tu reino de justicia.
 
Cristo, Señor y Rey de pobres humillados,
Cristo, Señor y Rey de hombres torturados,
Cristo, Señor y Rey de santos olvidados:
danos poder vivir tu reino de justicia.
 
Cristo, Señor y Rey de largas soledades,
Cristo, Señor y Rey de luces y verdades,
Cristo, Señor y Rey de dones y bondades:
danos poder vivir tu reino de justicia.
 
Ven ya, Señor y Rey de vida y esperanza,
ven ya, Señor y Rey, termine tu tardanza,
ven ya, Señor, acabe la añoranza:
danos poder vivir tu reino de justicia.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Diálogos desde Scala Coeli: Atreverse a estar alegres


Basta con abrir un periódico o conectar la televisión o la radio para que un torrente de noticias trágicas nos invada:  guerras, marginación, injusticia, pobreza, xenofobia y racismo,  intolerancia y fanatismos,  paro, droga …

Y nuestra reacción, a veces, es la de no querer ver o le echamos la culpa a instancias superiores o nos sentimos impotentes.

Ante todo esto nos preguntamos: ¿es posible la alegría?. Más aún, ¿es honesto alegrarse al lado de tanto dolor?, ¿no se convierte entonces en una burla y en un modo de arriar la conciencia por parte de los satisfechos? ¿no hay alternativa entre la  amargura y la frivolidad?




Y, sin embargo, no se puede vivir sin alegría. La alegría es fuerza para vivir. Sin pensamientos positivos no hay esperanza ni energía para el cambio. Sin alegría el dolor tiene la última palabra y nos destroza sin remedio. La alegría nos da solidez interior para no volver la cara ante el sufrimiento de los demás. Por eso la alegría hace posible la solidaridad. La alegría es el mejor regalo que podemos transmitir al que no la tiene, pues le aportamos fuerza para vivir, esperar y amar.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Oración


Señor Jesucristo, enséñanos a entender

·       
         Enséñanos a entender la astucia de los engañadores por sus mismas palabras;

·        Enséñanos a descubrir y a estar precavidos de los que quieren comprometernos por nuestras propias palabras: que sepamos no responder inmediatamente, sino esperar a dar una respuesta que los comprometa a ellos por sus mismas palabras.


·        Que sepamos no decir lo que todos dicen para así aparentar más famosos, o a no asentir para darles gusto a ellos, sino seguir en todo únicamente la razón, y, sobre todo, no decir algo que sea de perjuicio para el prójimo por motivo de una piedad falsa, o de ayudar al culto divinoi, sino tan solo lo que juzguemos ser justo.

·        Concédenos no presumir de otra divisa que el título de tu trinfante cruz, o el memorial de tu muerte, o el pregón de tu casa.

·        Que sepamos alternar con prudencia el entendimiento  teórico y el práctico. La vida corporal y la espiritual, de modo que sepamos dar al Cesar y lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios.

                                                                        (San Alberto Magno)


miércoles, 20 de noviembre de 2013

OÍDO EN SCALA COELI : Notas de la Eucaristía del Domingo, 17 de Noviembre de 2013.



·        ¿Qué van dejando en mí todas las pruebas actuales de crisis, de problemas, de dificultades?,  ¿el  desconcierto, el desencanto, la increencia o, quizás, la solidaridad? ¿nos llevan a la desesperanza o nos llevan al compromiso?

·        Cuando el final está cerca, ¿nos vamos a cruzar de brazos, a descomprometernos? ; o, por el contrario, ¿vamos a facilitar que, si de verdad llega el final, que sea favorable y feliz para todos?

·        El resultado de todos los finales es más Dios. ¿Dónde está situado Dios cuando llegan los finales de tantas cosas?¿nos llevan los problemas a una mayor solidaridad o vivimos de espaldas a todo lo que puede perturbar nuestra tranquilidad?¿Y si esta crisis “maldita” –porque nadie la quiere- nos llevase a vivir más cerca de Dios y más cerca de los que peor lo están pasando?¿sería un final o un comienzo?¿no necesitaríamos comenzar después de cada problema y situación crítica más cerca de Dios y más cerca de los demás?

·        Los tiempos difíciles, y los actuales lo son, no tienen por qué ser tiempos de lamentos, ni de desaliento –aunque lo incluyan-, ni tiempos de resignación, ni de huida. Son tiempos para hacernos más fuertes, y de esta manera dar más y mejor testimonio de fe en Jesucristo.

·        El profeta Malaquías habla de un sol de justicia que llevará la salud en las alas. Para nosotros ese sol de justicia es Jesucristo y la fe en Él.

·        Con Dios podemos hacer que la salida de la situación difícil sea antes, mejor y sin miedo. Hoy podemos buscar en Jesús la fuerza que necesitamos para vivir responsable y lúcidamente esto que nos toca.

·        Que nadie nos engañe –dice Jesús en el Evangelio-, la fe en tiempos difíciles nos tiene que llevar a ser más realistas y con los pies en la tierra. No huir, ni dar la espalda, ni  resignarse, ni aguantarse, sino afianzarse y afirmarse. Esta situación nos permite centrarnos en lo esencial, porque es la hora de dar testimonio, es el momento de poder permitir que la vida hable, porque … ¡hay tantos signos de muerte hoy a nuestro alrededor!

·        Es el momento de aprender a vivir, no con garantías, sino con esperanza firme, de una manera positiva, confiada y evangélica.

·        “Yo os daré sabiduría para hacer frente al  adversario”. Este mensaje nos prepara para poder vivir todo tipo de dificultades, incluida la prueba de la fe.  Los cristianos estamos confiados que de las manos de Dios no nos vamos a soltar, porque Él nos ha creado para vivir con nosotros y nosotros con Él.


Oración para aprender a creer y querer en tiempos difíciles


Señor, cuando tenga hambre, dame alguien que necesite comida;
Cuando tenga sed, dame alguien que precise agua;
Cuando sienta frío, dame alguien que necesite calor.
Cuando sufra, dame alguien que necesita consuelo;
Cuando mi cruz parezca pesada, déjame compartir la cruz del otro;
Cuando me vea pobre, pon a mi lado algún necesitado.
Cuando no tenga tiempo, dame alguien que precise de mis minutos;
Cuando sufra humillación, dame ocasión para elogiar a alguien; 
Cuando esté desanimado, dame alguien para darle nuevos ánimos.
Cuando quiera que los otros me comprendan, dame alguien que necesite de mi comprensión;
Cuando sienta necesidad de que cuiden de mí, dame alguien a quien pueda atender;
Cuando piense en mí mismo, vuelve mi atención hacia otra persona.

Haznos dignos, Señor, de servir a nuestros hermanos;
Dales, a través de nuestras manos, no sólo el pan de cada día, también nuestro amor misericordioso, imagen del tuyo.

-Madre Teresa de Calcuta M.C.

lunes, 18 de noviembre de 2013

ENCUENTRO DE NOVIEMBRE DE LA FRATERNIDAD DE LAICOS DOMINICOS DE CORDOBA


Coincidiendo con la Festividad de San Alberto Magno, la Fraternidad de Laicos dominicos de Santo Domingo de Scala Coeli y Padre Posadas, ha tenido su encuentro correspondiente al mes de Noviembre.

El mismo ha girado en torno a dos grandes figuras dominicas: El Padre Posadas y San Alberto Magno.

domingo, 17 de noviembre de 2013

DIALOGO DE UN MENDIGO CON DOMINGO DE GUZMAN


         


 DIME JOVEN: ¿TU QUIEN ERES

VESTIDO DE BLANCO Y NEGRO ?

DE DOÑA JUANA DE AZA

Y DE UN NOBLE CABALLERO.

¿ QUE HACES POR ESTOS CAMINOS,

RESECOS Y POLVORIENTOS ?

ALABANDO A MI SEÑOR...

¡CONTEMPLANDO Y APRENDIENDO!

¿ QUE CONTEMPLAS Y QUE APRENDES ?

CONTEMPLO,AL AMOR ETERNO...

Y APRENDO A COMUNICAR,


TODO AQUELLO QUE CONTEMPLO....


       AMELI, O.P.                            





sábado, 16 de noviembre de 2013

Semana de San Alberto Magno: Alberto y la Virgen María


S. Alberto contempló, desde joven, la naturaleza. Abrazó con gusto la verdad de las cosas creadas, como obras en las que  Dios ha dejado su huella. Pero a medida que maduró en su vida, el Maestro se vio empujado irresistiblemente a contemplar la Verdad de Dios en si misma. Por eso, en la plenitud de su vida, contempla casi todos los libros de la sagrada Escritura, especialmente los Evangelios y las figuras bíblicas, especialmente la Virgen María. Es célebre el escrito “Mariale”, en el que trata de la Espiritualidad de la Virgen, que pone de manifiesto su gran devoción para la Madre de Dios:

¡SALVE, humanidad del Redentor, que en el seno virginal te uniste con la eterna Divinidad!.

¡SALVE, suma y eterna Deidad, que viniste a nosotros bajo el velo de nuestra carne!

¡Mil veces Salve a ti, que por virtud del Espíritu santo, te uniste a la carne  Virginal!

¡SALVE TAMBIÉN A TI, MARÍA, en la que , la plenitud de la Divinidad, ha puesto corporalmente su mansión!.

¡Salve a ti, en quien habita sin medida la plenitud del Espíritu Santo.

¡Salve también a la purísima Humanidad del Hijo, que ha sido bendecida por el Padre y venida a ti!.

¡Salve, Inmaculada Virginidad, que has sido exaltada sobre los coros de los Angeles!.

¡Gózate, Señora del mundo, que fuiste digna de ser templo de la purísima Humanidad de Cristo!.

¡Gózate y alégrate VIRGEN DE LAS VIRGENES, en cuya carne la Bienaventurada Deidad quiso unirse a esta purísima Humanidad!

¡Gózate, REINA DEL CIELO, en cuyo santísimo seno, esta Humanidad encontró digna morada!.

Gózate y exulta, NOBLE ESPOSA DE LOS PATRIARCAS, que fuiste digna de nutrir en tu seno Virginal y amamantar a esta santa Humanidad.

¡Salud y bendición a ti por los siglos, oh FECUNDÍSIMA VIRGINIDAD, por la que nosotros fuimos dignos de recoger el fruto de la salvación eterna. Amen



viernes, 15 de noviembre de 2013

Semana de San Alberto Magno: Consejos que daría hoy a los científicos

S. Alberto, como todos los Maestros en Ciencias de la Naturaleza, y cuantos tienen la misión de enseñar a los demás, han de pensar la Verdad, buscarla, estar abiertos a ella, defenderla y ser conscientes, buscando siempre el bien de la humanidad, dando a conocer la Verdad, con su enseñanza de sabios Maestros.

San Alberto Magno, como Doctor Universal y Patrono de los que se dedican a los estudios de las Ciencias de la Naturaleza; Maestro que dedicó toda su vida a la enseñanza, puede dar algunos consejos a todos los hombres de buena voluntad de hoy:

1º. Sed hombres: pensad, buscando la Verdad. Lo propio del ser humano es pensar y dejarse guiar por el pensamiento, buscando la verdadera Verdad, la que se identifica con la bondad para nosotros y para nuestros semejantes, para la creación entera.

2º. Sed abiertos de la Verdad, venga de donde venga. Abrir los ojos para ver la verdad. Pero no es suficiente ver la verdad,. Hay que discernir la bueno de lo malo, y dentro de lo bueno, lo mejor, y dentro de lo mejor, lo más conveniente aquí y ahora.. La verdad no es patrimonio exclusivo de nadie, ni todos lo podemos todos. Para buscar la verdad nos necesitamos unos a otros.


3º. Defender la verdad humana y la verdad de las cosas creadas, humanamente con razones, con respeto hacia todos. La Verdad divina hay que defenderla, si es preciso, con la sangre.

4º. Ser consecuentes con la verdad. El buscador y defensor de la Verdad tiene que buscar y defender la vida, si quiere ser veraz. La primera consecuencia de la Verdad es la vida, así como la Verdad es la primera consecuencia de la vida.

5º Buscar el bien y evitar el mal, todo mal. Ser conscientes con la verdad de la Vida, es buscar el bien personal y el bien común. El ser humano es solidario de la suerte de sus semejantes. No sólo hay que buscar el alimento corporal para el que no lo tiene, sino también, el alimento de la mente y la formación para que todos puedan llegar un día a producir por sí mismos, aquello de lo que hoy carecen.

6º. Comunicar la Verdad del bien y de la Vida. La Paz. Enseñar es educar para el orden. Propio del sabio es ordenar. Y ordenar es jerarquizar.


jueves, 14 de noviembre de 2013

Semana de San Alberto Magno: Oracion para llevar un plan de vida cristiana


 Señor mío, Jesús,
     puesto que Tú eres la verdadera luz, la unción, la palabra y toda virtud,
   ilumina mi entendimiento,
        cura mis afectos,
       dirige mi lengua
  y fórmame para el misterio.
     Que tu gracia, viniendo a mi, pase a mi inteligencia, de mi inteligencia a mi voluntad, de mi voluntad a mi corazón, de mi corazón a mis labios, de mis labios a mis obras y que crezca siempre en mi.

AMEN.


miércoles, 13 de noviembre de 2013

Fe y Ciencia en San Alberto Magno



Ciertamente, los métodos científicos utilizados por san Alberto Magno no son los que se afirmarían en los siglos sucesivos. Su método consistía simplemente en la observación, en la descripción y en la clasificación de los fenómenos estudiados, pero así abrió la puerta a trabajos futuros.

Él tiene mucho que enseñarnos aún. Sobre todo, san Alberto muestra que entre fe y ciencia no hay oposición, a pesar de algunos episodios de incomprensión que se han registrado en la historia. Un hombre de fe y de oración, como fue san Alberto Magno, puede cultivar serenamente el estudio de las ciencias naturales y progresar en el conocimiento del micro y del macrocosmos, descubriendo las leyes propias de la materia, ya que todo esto concurre a alimentar la sed y el amor de Dios. La Biblia nos habla de la creación como del primer lenguaje a través del cual Dios – que es suma inteligencia, que es Logos – nos revela algo de sí mismo. El libro de la Sabiduría, por ejemplo, afirma que los fenómenos de la naturaleza, dotados de grandeza y de belleza, son como las obras de un artista, a través de las cuales, por analogía, podemos conocer al Autor de la creación (cfr Sb. 13,5). Con una similitud clásica en la Edad Media y en el Renacimiento se puede comparar el mundo natural a un libro escrito por Dios, que nosotros leemos en base a las diversas aproximaciones de las ciencias (cfr Discurso a los participantes en la Plenaria de la Pontificia Academia de las Ciencias, 31 de octubre de 2008). ¡Cuántos científicos, de hecho, tras las huellas de san Alberto Magno, han llevado adelante sus investigaciones inspirados por el asombro y la gratitud frente al mundo que, a sus ojos de investigadores y de creyentes, aparecía y aparece como obra buena de un Creador sabio y amoroso! El estudio científico se transforma entonces en un himno de alabanza.

San Alberto Magno nos recuerda que entre ciencia y fe hay amistad, y que los hombres de ciencia pueden recorrer, a través de su vocación al estudio de la naturaleza, un auténtico y fascinante recorrido de santidad.


(De la Audiencia  general del 24 de marzo de 2010, en la Plaza de San Pedro. Benedicto XVI)


martes, 12 de noviembre de 2013

Semana de San Alberto Magno: Oración del Predicador


Señor Jesucristo,

·        *   Haz que con deseo ardiente me precipite a escuchar la Palabra de dios, y haz que no rechace a los que ya se han acercado;

·   *  Haz que sepa estar junto a las aguas, no  dentro de las aguas de la vanagloria; que suba a la navecilla de la obediencia y que baje a tierra por la humildad; que lave las redes del deseo de la predicación y de las buenas obras de toda avaricia, vanagloria y adulación; que sepa repararlas mediante la armonía de las sentencias; que las seque con la claridad; que las recoja por cautela y no por pereza; que no las rasgue por las divisiones; que aleje de la tierra la nave de la religión y permanezca descansando en ella.

 * Haz que enseñe a los demás con el ejemplo; que sepa alternar la contemplación y la acción; que sepa conducir a los demás a la profundidad de la contemplación mediante la predicación de la religión.

·        *       Que lance las redes en tu palabra y no en las tinieblas del pecado y de la ignorancia de tal forma que pueda capturar obras vivas; que en las aguas de las tribulaciones pueda llenar mis redes de la abundancia de tu presencia y de tus consuelos, de modo que el alma reviente de admiración y busque ayudar al prójimo, especialmente a los más necesitados.


·       * Que llene las naves de obediencia y de paciencia, y que por la humildad me posterne ante las rodillas de Jesús y que, una vez arribado de este mundo a la tierra de los vivientes, pueda yo recibir los premios eternos. AMEN

lunes, 11 de noviembre de 2013

Semana de San Alberto Magno: Alberto y su relación con los dominicos


Nació en Alemania a principio del siglo XIII, y aún muy joven se dirigió a Italia, a Padua, sede de una de las más famosas universidades de la Edad Media. Se dedicó al estudio de las llamadas “artes liberales”: gramática, retórica, dialéctica, aritmética, geometría, astronomía y música, es decir, de la cultura general, manifestando ese típico interés por las ciencias naturales, que se convertiría bien pronto en el campo predilecto de su especialización.

Durante su estancia en Padua, frecuentó la iglesia de los Dominicos, a los cuales se unió después con la profesión de los votos religiosos. Las fuentes hagiográficas dan a entender que Alberto maduró gradualmente esta decisión. La relación intensa con Dios, el ejemplo de santidad de los Frailes dominicos, la escucha de los sermones del beato Jordán de Sajonia, sucesor de santo Domingo en la guía de la Orden de los Predicadores, fueron los factores decisivos que le ayudaron a superar toda duda, venciendo también resistencias familiares. A menudo, en los años de la juventud, Dios nos habla y nos indica el proyecto de nuestra vida. Como para Alberto, también para todos nosotros la oración personal nutrida por la Palabra del Señor, la frecuencia de los sacramentos y la guía espiritual de hombres iluminados son los medios para descubrir y seguir la voz de Dios. Recibió el hábito religioso del beato Jordán de Sajonia.



Tras la ordenación sacerdotal, los Superiores lo destinaron a la enseñanza en varios centros de estudios teológicos anexos a los conventos de los Padres dominicos. Las brillantes cualidades intelectuales le permitieron perfeccionar el estudio de la teología en la universidad más célebre de la época, la de París. Desde entonces san Alberto emprendió esa extraordinaria actividad de escritor, que habría proseguido durante toda la vida.

Le fueron asignadas tareas prestigiosas. En 1248 fue encargado de abrir un estudio teológico en Colonia, una de las capitales más importantes de Alemania, donde vivió en muchas ocasiones y que se convirtió en su ciudad de adopción. De París llevó consigo a Colonia un alumno excepcional, Tomás de Aquino. Bastaría sólo el mérito de haber sido maestro de santo Tomás, para nutrir profunda admiración hacia san Alberto. Entre estos dos teólogos se estableció una relación de estima y amistad recíproca, actitudes humanas que ayudan mucho al desarrollo de la ciencia. En 1254 Alberto fue elegido Provincial de la Provincia Teutoniae – teutónica – de los Padres dominicos, que comprendía comunidades difundidas en un vasto territorio del Centro y del Norte de Europa. Se distinguió por el celo con el que ejerció este ministerio, visitando las comunidades y recordando constantemente a los hermanos la fidelidad a las enseñanzas y al ejemplo de santo Domingo.


(De la Audiencia  general del 24 de marzo de 2010, en la Plaza de San Pedro. Benedicto XVI)