jueves, 31 de marzo de 2011

Con la vida entera

Uno siempre responde con su vida entera a las preguntas más importantes. No importa lo que diga, no importa con qué palabras y con qué argumentos trate de defenderse. Al final, al final de todo, uno responde a todas las preguntas con los hechos de su vida: a las preguntas que el mundo le ha hecho una y otra vez. Las preguntas son estas: ¿Quién eres?… ¿Qué has querido de verdad?… ¿Qué has sabido de verdad?… ¿A qué has sido fiel o infiel?… ¿Con qué y con quién te has comportado con valentía o con cobardía?… Estas son las preguntas. Uno responde como puede, diciendo la verdad o mintiendo: eso no importa. Lo que sí importa es que uno al final responde con su vida entera.
SÁNDOR MÁRAI, El último encuentro
 

miércoles, 30 de marzo de 2011

Yo creo en tí

video

Agradecemos a Félix el vídeo tan profundo que ha realizado sobre el Santísimo Cristo de San Álvaro. La imagen y el texto se acompañan mutuamente, y nos acercan al Santuario, poniéndonos a los pies de la imagen del Crucificado de Scala Coeli. A Él nos encomendamos. Con Él continuamos nuestro camino cuaresmal.

lunes, 28 de marzo de 2011

Primer Domingo de Triduo

El pasado domingo, 27 de marzo, se celebró en el Santuario de Santo Domingo de Scala Coeli el primer domingo del Triduo que la Hermandad- junto con la Comunidad Dominicana- dedican a su Titular, el Santísimo Cristo de San Álvaro.

La Eucaristía fue presidida por el P. Carlos Romero Bermúdez, op, de la Comunidad de Dominicos de San Pablo de Córdoba (iglesia de San Agustín), y Consiliario Diocesano de las Hermandades del Trabajo de Córdoba. Fue concelebrada por el Consiliario de la hermandad, P. Mariano del Prado, y por los demás frailes de la Comunidad. Los cantos corrieron a cargo del “Coro de San Juan de Dios”.

Durante la Eucaristía recibieron la medalla como signo de su ingreso dos nuevos Hermanos que entran a formar parte de la hermandad. Y al acabar el acto religioso tuvo lugar la tradicional convivencia, en torno al “huevo duro” y la copa de vino.

(Ver la noticia aparecida en "Diario Córdoba")

domingo, 27 de marzo de 2011

Ayudarte en algo

En una obra del escritor brasileño Pedro Bloch encuentro un diálogo con un niño sobre la oración de petición que es estupendo. Casi siempre, las mejores respuestas son las más sencillas, es decir, las de los niños:

 - ¿Rezas a Dios? - pregunta Bloch.
- Sí, cada noche - contesta el pequeño.
- ¿Y que le pides?
- Nada. Le pregunto si puedo ayudarle en algo.

(J.L. Martín Descalzo)

sábado, 26 de marzo de 2011

Via crucis con dibujos



En esta página se pueden descargar los dibujos en color.
En ésta, los dibujos en blanco y negro, para colorear.
Y en ésta, muchos dibujos de Patxi ("Fano").

viernes, 25 de marzo de 2011

Cuaresma con Fr. Luis de Granada (III)

¿Cómo te negarás, Señor, a los que con todo su corazón te buscan, pues tan benignamente te ofreces y descubres a quien no te buscaba? ¿Qué méritos tenía una mujer de cinco maridos y samaritana? ¿Qué tenía que ver con tu gracia la que no salió de su casa a buscar gracia, sino a coger agua? Y no viniendo más que a llevar agua del pozo, encontró con la fuente de vida, y bebió tan copiosamente de ella, que de samaritana quedó hecha evangelista.

(Tomado de dominicos.org)

Cuaresma III: Agua de vida

Demasiada sed (Tercer domingo de cuaresma, 27 de marzo)

Casi 900 millones de personas no tienen acceso al agua potable en nuestro mundo. Viven con sed, pero sin la posibilidad de saciarla. Otros muchos, quizás nosotros, tal vez todos, vivimos buscando donde alimentar la sed que nos invade. Nos sobra el agua, pero nos falta la vida.

Desde que somos humanos andamos buscando algo que nos sacie. La búsqueda de amor nos lleva a amores mayores, pero ninguno nos colma. La sed por la comodidad material, por el poder, por el dinero, siempre nos abren a otras necesidades más hondas; y ninguna nos llena. ¿Por qué buscamos tanto? ¿Por qué todas las experiencias que anhelamos, en las que ponemos nuestros mayores sueños y volcamos las mejores energías, siempre terminan dejándonos un sabor agridulce?

Será que debe ser así. Que tenemos ese fallo en lo más hondo. Que no hay remedio. Que la frustración es lo máximo que se puede alcanzar de todas las búsquedas. Así pensaba la mujer de Sicar, como siguen pensando muchos de los nuestros todavía. Quizás nosotros. Hasta que encontró a un hombre de “agua viva” junto al pozo de sus frustraciones y rutinas. Esperando, siempre esperando, como si llevara allí media vida haciéndolo. Para ofrecer salida, camino, futuro y horizonte.

Y Jesús sigue haciéndolo. Se sigue sentando al lado de tus amarguras, donde no encuentras más que sequía. No te ofrece lo que tú crees necesitar, sino lo que en verdad necesitas. No te regala un bastón para abrir pozos mágicos, te regala gotas de amor profundo para que tú busques el manantial. No da solución a tus problemas, sino sentido y fuerza para afrontarlos. No te pide que busques fuera, sino que encuentres dentro. Que te asomes al brocal que es Su vida, y te admires del proyecto que tal vez tenga para ti.

Quizás hayas probado ya muchas aguas, y ninguna te ha llenado del todo. Quizás te hayas equivocado de pozo. Solamente haz la prueba. Atrévete a dialogar con Él, a contarle tus cosas, a mostrarle tu corazón sediento, tus afectos secos, tu sensibilidad mortecina. Y deja que Él haga el resto.
Tercer domingo de Cuaresma (A)
Éxodo 17, 3-7
Salmo 94
Romanos 5,1-2.5-8
Juan 4, 5-42
Homilía de dominicos.org
Homilía de José A. Pagola

jueves, 24 de marzo de 2011

En el día de la Encarnación


¿Es posible, Señor, que la azucena
naciera de tu soplo solamente
y que el temblor de un aire indiferente
pueda crear la maravilla plena?

Dios te salve, Azucena; salve, llena
eres de gracia, barro omnipotente,
último blanco, castidad fulgente,
ave sin carne, carne sin cadena.

¿Qué sintieron los pájaros el día
que, asombrados, rozaron tu blancura?
¿Qué sintió el sol, que te besó primero?

¿Qué siento ahora yo, Ave María?
¿De qué playas arribas esta ternura
que no existe quizá, pero que espero?

(J.L. Martín Descalzo)

miércoles, 23 de marzo de 2011

Soneto a Cristo Crucificado



No me mueve, mi Dios, para quererte
el cielo que me tienes prometido,
ni me mueve el infierno tan temido
para dejar por eso de ofenderte.

Tú me mueves, Señor, muéveme el verte
clavado en una cruz y escarnecido,
muéveme ver tu cuerpo tan herido,
muévenme tus afrentas y tu muerte.

Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera,
que aunque no hubiera cielo, yo te amara,
y aunque no hubiera infierno, te temiera.

No me tienes que dar porque te quiera,
pues aunque lo que espero no esperara,
lo mismo que te quiero te quisiera.

(Atribuido desde antiguo a muchos autores –Santa Teresa, San Ignacio, San Francisco Javier o Lope de Vega- cobra peso la hipótesis que lo hace salir del corazón y la pluma de San Juan de Ávila)

sábado, 19 de marzo de 2011

Enséñanos, José...



José, esposo de María:
Tú que no nos dejaste ni un discurso ni una carta,
ni siquiera una declaración de prensa:

Dinos ahora cómo se vive siendo el número dos;
es decir, cómo se hacen cosas fenomenales desde un segundo puesto...

Dinos cómo es posible y ridículo y absurdo
que todos queramos estar en el primer puesto o ser el número uno...

Dinos cómo la inmensa mayoría de nosotros
tenemos que ocupar segundos lugares,
en los que está nuestra verdadera y oculta grandeza...

Convéncenos de que se puede y se debe ser útil,
fiel, efectivo y hasta héroe...

Enséñanos cómo se lucha sin aplauso;
cómo se avanza sin publicidad;
cómo se persevera y se muere
sin esperanza de que se le haga a uno un homenaje...

Enséñanos qué se hace para ser útil y positivo,
generoso sin necesidad de ser importante...

 

Hoy, día de San José, recordamos a los amigos y amigas de la comunidad, que formáis nuestra gran Familia, y que celebráis vuestro santo.
Y lo mismo a todos los padres y a quienes tenéis bajo vuestro cuidado el cuidado de otros. 
¡Feliz día! 

viernes, 18 de marzo de 2011

Cuaresma con Fr. Luis de Granada (II)

En este monte solitario se ve Cristo transfigurado; en éste se ve la hermosura de Dios; en éste se reciben las arras del Espíritu Santo; en éste se da a probar una gota de aquel río que alegra la ciudad de Dios; en éste, finalmente, se da la cata de aquel vino precioso que embriaga los moradores del cielo.

Seguir leyendo...

(Tomado de dominicos.org)

Cuaresma II: Mis hijos

Una montaña alta (Segundo domingo de cuaresma, 20 de marzo)

Vamos demasiado deprisa. Por más que queramos hacer planes de sosiego y planifiquemos momentos de descanso… seguimos corriendo y paramos lo imprescindible. Buscamos el trabajo, los quehaceres cotidianos con la única recompensa de que nos “transfiguren” un poco. Nos prolongamos en lo que hacemos, vamos dejando nuestras marcas en las personas que encontramos, en las experiencias que vivimos. Queremos llegar a todo como si fuésemos salvadores, para que la firma, el sello de nuestra vida quede por allí marcado: “yo estuve aquí”. Buscando brillo  eterno, a veces ni siquiera chispas somos capaces de despertar en otros… ¿Realmente vale tanto lo que hacemos, tienen valor de trascendencia y profundidad nuestros actos?

Y con frecuencia nos entra la desazón del fracaso. Y para no preocuparnos volvemos a nuestra rutina como si no supiésemos hacer otra cosa más que correr y correr buscando lo eterno.

Pero lo eterno está en lo cotidiano. Cerca de ti, en ti mismo hay una montaña, “una tierra que te mostraré”, un lugar elevado donde rehacerte, una patria prometida en la que reubicar nuestro adentro. Buscamos brillar sin habernos dejado quemar primero, sin haber conocido siquiera la luz. Hay una experiencia vital que probar, sin escapar del mundo ni pegar portazo a la realidad.

Deja que la luz entre en ti. Permite que tus espacios grises adquieran el color que viene cuando Otro pronuncia tu nombre. No es que des mucho, compulsivamente. Es que recibas mucho humildemente. Que escuches, que mires, que te dejes. Que olvides tu agenda y tus labores, aunque sigas haciéndolas como sabes. Que renuncies a ser héroe de cartón o de titular. Deja que Alguien pronuncie tu nombre, como nadie jamás lo ha hecho, como sólo Él sabe hacerlo. Deja que tu vida cotidiana quede transfigurada. Deja que Alguien te diga tu verdad: “mi amado”, “mi predilecto”.

¿Qué cómo se hace? Queriendo. Buscando la llave del monte interior que está en tu adentro. Parando. Respirando. Sintiendo un latir mayor que el tuyo. Mirando por encima de lo corto y ridículo. Observando. Contemplando cuánta belleza aún sin descubrir escondes. Confiando. Adorando desde la admiración. Agradeciendo… Pero no hagas tiendas, no conquistes ni poseas lo que no te pertenece. No manches la tierra limpia que tiene a Otro como dueño. Compartes gratuitamente la “vida inmortal” que es Cristo y sólo necesitas gozarla. Empieza.

Segundo domingo de Cuaresma (A)
Génesis 12, 1-4a
Salmo 32
2 Timoteo 1, 8b-10
Mateo 17, 1-9
Homilía de dominicos.org
Homilía de José A. Pagola

miércoles, 16 de marzo de 2011

"Atraídos por la Pascua"

Durante el fin de semana pasado, del 11 al 13 de marzo, ha tenido lugar en la Casa de Oración el Retiro de Cuaresma, con el título: "Atraídos por la Pascua". Agradecemos a Edu el cariño con el que ha preparado la siguiente presentación que ahora nos regala. Y agradecemos, ¡cómo no! a quienes en estos días han compartido oración, camino y vida junto a fr. Paco R. Fassio.

(Pinchad en la foto para ver la presentación)

lunes, 14 de marzo de 2011

Cuaresma con Fr. Luis de Granada (I)

Es de considerar cómo antes que el Salvador diese principio a la predicación del Evangelio, se aparejó con ayuno de cuarenta días y con la soledad del desierto, para que tú entiendas por aquí cuán grande sea la misión de la salud de las almas, pues aquel Señor, que era sumamente perfecto, sin tener de eso alguna necesidad, se dispuso para él con tan grandes aparejos.
                                                                       Seguir leyendo...

(Tomado de dominicos.org)

Cuaresma I: Historia de una manzana

¿Dónde queda el paraíso? (Primer domingo de cuaresma, 13 de marzo)

Se empeñan en vendérnoslo las agencias de viajes, diciendo que está en el Caribe o en las Islas del Pacífico. Lo venden los narcotraficantes a precios ridículos, como una experiencia de paz y aislamiento de los problemas. Para muchos es el dinero soñado y nunca tenido, la relación amorosa que se nos antoja completa y especial, única. Lo ofertan los centros comerciales a grandes títulos y precios módicos… ¿Cuántos paraísos existen? ¿Cuál es el verdadero? ¡Si imagináramos que el paraíso no está donde tantas veces lo buscamos!

El lugar donde todas mis necesidades están satisfechas. Donde tengo de todo, donde soy grande, donde puedo presumir y ser reconocido, donde soy amado… Buscando un paraíso Adán salió del que tenía. Y todos los que el ser humano ha buscado desde entonces le han decepcionado. Siempre. Toda nuestra existencia es una búsqueda del paraíso perdido. Nuestros afectos, nuestra sensibilidad, nuestras heridas y dolores, nuestra razón limitada… Todo nuestro ser lo ansía… Cada decisión que tomamos, cada etapa que empezamos, cada amor que buscamos es un sueño de encontrarlo. ¿Y dónde está?

Jesús salió de su tierra buscando el paraíso. Y sólo se encontró con un horrible desierto. Cuarenta días, o lo que es lo mismo, siempre. Nuestros paraísos no dejan de ser desiertos tétricos, con tentadores  de traje y corbata, que nos lo venden todo. A cambio de robarnos el corazón, al precio más caro. Pero ninguno es el que deseamos, el que necesitamos, el que nos completa, ¡nuestra propia casa!

Cristo, en el desierto, propone un paraíso, cambia el desierto en paraíso. Cristo es el paraíso que buscamos. La Palabra de Dios como sustituto a los alimentos que dan hambre. La confianza en Dios frente al ansia desmedida de seguridad y poder. La capacidad de adorar frente a la sed de poseer. Cristo es el paraíso que se abre en medio de nuestros desiertos, el que destierra a  parásitos tentadores. Es posible un nuevo estilo de vida en todo lo que estamos viviendo. Es posible vivir de otra manera. ¿Y si hiciéramos el esfuerzo de descubrir pequeñas huellas del paraíso deseado en los desiertos por los que nos movemos?

Primer domingo de cuaresma (A)
Génesis 2,7-9; 3,1-7
Salmo 50
Romanos 5, 12-19
Mateo 4,1-11

Calendario de Cuaresma

"Conviértete y cree en el Evangelio" (9 de marzo, Miércoles de ceniza)

No nos gusta hablar de conversión. Casi instintivamente pensamos en algo triste, penoso, muy unido a la penitencia, la mortificación y el ascetismo. Un esfuerzo casi imposible para el que no nos sentimos ya con humor ni con fuerzas.

Sin embargo, si nos detenemos ante el mensaje de Jesús, escuchamos, antes que nada, una llamada alentadora para cambiar nuestro corazón y aprender a vivir de una manera más humana, porque Dios está cerca y quiere sanar nuestra vida.

La conversión de la que habla Jesús no es algo forzado. Es un cambio que va creciendo en nosotros a medida que vamos cayendo en la cuenta de que Dios es alguien que quiere hacer nuestra vida más humana y feliz.

Porque convertirse no es, antes que nada, intentar hacerlo todo mejor, sino sabernos encontrar por ese Dios que nos quiere mejores y más humanos. No se trata solo de “hacerse buena persona”, sino de volver a aquel que es bueno con nosotros.

Por eso, la conversión no es algo triste, sino el descubrimiento de la verdadera alegría. No es dejar de vivir, sino sentirnos más vivos que nunca. Descubrir hacia dónde hemos de vivir. Comenzar a intuir todo lo que significa vivir.

Convertirse es algo gozoso. Es limpiar nuestra mente de egoísmos e intereses que empequeñecen nuestro vivir cotidiano. Liberar el corazón de angustias y complicaciones creadas por nuestro afán de poder y posesión. Liberarnos de objetos que no necesitamos y vivir para personas que nos necesitan.

Uno comienza a convertirse cuando descubre que lo importante no es preguntarse cómo puedo ganar más dinero, sino cómo puedo ser más humano. No cómo puedo llegar a conseguir algo, sino cómo puedo llegar a ser yo mismo.

Cuando escuchemos la llamada de Jesús: “Convertíos, porque está cerca el Reino de Dios”, pensemos que nunca es tarde para convertirnos, porque nunca es tarde para amar, nunca es tarde para ser más feliz, nunca es demasiado tarde para dejarse perdonar y renovar por Dios.

José Antonio Pagola

Míercoles de Ceniza
Joel 2, 12-18
Salmo 50
2 Corintios 5,20-6,2
Mateo 6, 1-6.16-18

domingo, 13 de marzo de 2011

"Sólo Tú"... al empezar la Cuaresma

Porque nuestros proyectos
se desmoronan y fracasan
y el éxito no nos llena como ansiamos.
Porque el amor más grande
deja huecos de soledad,
porque nuestras miradas
no rompen barreras,
porque queriendo amar nos herimos,
porque chocamos continuamente
con nuestra fragilidad,
porque nuestras utopías
son de cartón y nuestros sueños
se evaporan al despertar.
Porque nuestra salud descubre
mentiras de omnipotencia
y la muerte es una pregunta
que no sabemos responder.
Porque el dolor es un amargo compañero
y la tristeza una sombra en la oscuridad.
Porque esta sed no encuentra fuente
y nos engañamos con tragos de sal.
Al fin, en la raíz, en lo hondo,
solo quedas Tú.
Sólo tu Sueño me deja abrir los ojos,
sólo tu Mirada acaricia mi ser,
sólo tu Amor me deja sereno,
sólo en Ti mi debilidad descansa,
y sólo ante Ti la muerte se rinde.
Sólo Tú, mi roca y mi descanso.
(Javi Montes)

Nuestras actividades para el curso 2010-2011

OCTUBRE
15 a 17  de octubre
Curso de espiritualidad:
“Los profetas, maestros de oración”.
P. Javier Garzón, op


22 a 24 de octubre
Asamblea provincial de Dominicos seglares.


NOVIEMBRE
26 a 28 de noviembre
Retiro de Adviento:
“Habilidades para el camino de la vida.”
P. Fco. J. Rodríguez Fassio, op


FEBRERO
11 a 13 de febrero
Ejercicios espirituales para Dominicos Seglares.
“La misericordia de Dios y  la nuestra.”
P. José A. Segovia, op

25 a 27 de febrero
Curso de Psicología Espiritual:
“El camino espiritual de la fortaleza.”
P. José A. Segovia, op


MARZO
9 de marzo, miércoles de ceniza
Encuentro Penitencial de los Talleres de Oración. (Por la tarde)

11 a 13 de marzo
Retiro de Cuaresma:
“Atraídos por la Pascua.”
P. Fco. J. Rodríguez Fassio, op

25 a 27 de marzo
Ejercicios espirituales para matrimonios.
P. José A. Segovia, op


ABRIL
16 a 24  de abril
Ejercicios Espirituales de Semana Santa, en silencio.
“Huellas en el camino a la Pascua.”
P. Javier Garzón, op


30 de abril
Encuentro anual de la Familia Dominicana de Andalucía occidental.


MAYO
13 a 15 de mayo
Ejercicios espirituales para matrimonios.
P. Fco. J. Rodríguez Fassio, op


JUNIO
3 a 5 de junio
Retiro de Pentecostés:
“Inspirados por Dios, atraídos por su Espíritu.”
P. Javier Garzón, op


TALLERES DE ORACIÓN Y CRECIMIENTO ESPIRITUAL
Un encuentro mensual, de 17 a 21 h.
P. José A. Segovia y P. Javier Garzón, op

Fiestas de San Álvaro

El día 19 de febrero se celebró, en la Iglesia y en la Orden, la memoria del beato Álvaro de Córdoba. Dicha festividad se vive de manera especial en nuestro Santuario de Sto. Domingo de Scala Coeli, donde reposan los restos del insigne dominico.

Álvaro de Córdoba fundó nuestro convento de Scala Coeli en el año 1423, y aquí falleció en 1430. Tan importante es la devoción que para el pueblo no es beato, sino “san Álvaro”.

La celebración religiosa de la Comunidad y la Hermandad del Stmo. Cristo y San Álvaro siempre tiene lugar el domingo más cercano a su fiesta, que este año fue el 20 de febrero. La Eucaristía fue presidida por el Superior de la Casa, fr. Francisco Rodríguez Fassio OP, y concelebrada por la Comunidad, siendo cantada por el Real Centro Filarmónico Eduardo Lucena, de la ciudad cordobesa. En ella recibieron la medalla de la Hermandad un grupo numeroso de nuevos hermanos. Tras la Santa Misa, procesionó por los alrededores del Santuario el busto con la imagen de San Álvaro. Posteriormente se repartió entre los asistentes la copa de vino con el tradicional “huevo duro”.

Esta celebración volvió a repetirse el domingo 27 de febrero, esta vez como homenaje de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad de Córdoba, de la que san Álvaro es patrón, al convertirse –según la leyenda que lo representa recogiendo en el camino a un moribundo que se transformaría en Cristo- en portador del Crucificado. Los actos comenzaron con la Exaltación al santo por parte de D. David Pinto Sáez, siguiendo a continuación la celebración Eucarística, presidida por fr. Mariano del Prado, Consiliario de la Hermandad dominicana. Los cantos corrieron a cargo del Centro Filarmónico Egabrense. A la Eucaristía siguió la procesión con la imagen de San Álvaro, y la siguiente convivencia de cofrades.


Más información en Diario Córdoba

Ejercicios Espirituales para Laicos Dominicos

Enmarcados dentro de las actividades organizadas para el presente curso 2010-11, en la Casa de Oración y Centro de Espiritualidad dominicana de Santo Domingo de Scala Coeli, de Córdoba, se han celebrado, durante los días 11 al 13 de este mes de Febrero, unos Ejercicios Espirituales para laicos dominicos, impartidos por el Padre Promotor de las Fraternidades Laicales Dominicanas de la Provincia de Andalucía, Fray José Antonio Segovia, con el título “La Misericordia de Dios y la nuestra”, tratando el tema de la misericordia como conversión, compromiso y seguimiento a Jesús, con una actitud austera, discreta y callada, pero auténtica, clara y firme; interiorizando el sufrimiento ajeno, dejando que penetre en nuestro ser íntimo, para que, de este modo, se provoque una reacción que nos lleve a realizar actuaciones externas y compromisos orientados a erradicar ese sufrimiento del hermano o, al menos, aliviarlo.

A los mismos acudieron miembros de las Fraternidades de Murcia, Bormujos-Nueva Sevilla y Córdoba, completando en su totalidad el espacio disponible en la Casa.

Como colofón a dichos Ejercicios, dentro de la Eucaristía dominical, estando presentes y actuando como testigos los asistentes a los mismos, así como la totalidad de miembros de la Comunidad de frailes dominicos de Santo Domingo de Scala Coeli, miembros de la naciente Fraternidad de laicos dominicos de Baena –que se desplazaron para tal fin desde dicha localidad-, la superiora de la Comunidad de Córdoba de las Dominicas de la Anunciata, miembros de los Talleres de Oración que se desarrollan en Scala Coeli, así como invitados y pueblo asistente a la Eucaristía, tuvo lugar la ceremonia de toma de insignias y formulación de promesas de tres nuevos miembros que entran a formar parte de la Fraternidad Seglar de Santo Domingo y el Padre Posadas, de Córdoba.

Como final de esta crónica resaltar las palabras del Padre Promotor, quien se congratuló de este paso dado por los nuevos miembros, lo cual contribuye a que se continúe forjando el espíritu de Santo Domingo: hombres y mujeres libres, honestos, cercanos, serios y comprometidos en la oración ante el Crucificado y ante la Palabra, para estudiarla, interiorizarla y predicarla; trabajando con entusiasmo y con todas las fuerzas, a fin de ser útiles al prójimo.

Ver la noticia en la web de la Díócesis de Córdoba

Volver...

Siempre es tiempo de volver a empezar... También lo es la Cuaresma. Un momento propicio para convertirse, volver al lugar de Dios, y darse cuenta de la responsabilidad que uno tiene con los que le rodean... Quizás, por eso ¡volvemos a empezar!

Y lo hacemos pidiendo perdón, en primer lugar. Por haber dejado este blog un poco olvidado, y no haber respondido a las preguntas diversas que han hecho a gentes diversas entrar en este lugar para buscar algo, o Alguien... Y en segundo lugar, agradeciendo a quienes han vuelto en muchas ocasiones y sólo han encontrado "locos"... Gracias por el ánimo para reintentarlo, por el cariño y por las ganas de crear también aquí un espacio que prolongue y consolide la familia que ya vamos formando...

Esta ventana vuelve a abrirse en una tarde de lluvia que prepara la primavera. "Para que corra el aire fresco y familiar del Espíritu de Dios".

El sol poniente preguntó:
“¿No hay quien pueda relevarme?”
“Se hará lo que se pueda, Maestro”,
dijo la lámpara de barro.