domingo, 4 de diciembre de 2016

SCALA COELI - ADVIENTO 2016: Segundo Domingo



II Domingo de Adviento.Tiempro fuerte. Tiempo de cambio, de conversión.

La Palabra de Dios nos invita hoy a volver a su "proyecto original", interpelándonos a reorientar nuestras energías y opciones para hacer nuestros valores del Reino. Ante la inminencia de la llegada del Reino se impone la conversión.

La figura de Juan el Bautista, el Precursor del Mesías, el heraldo de la llegada del Señor, aparece como el icono que desde su coherencia personal, anuncia el Mesías y su plan de salvación. Juan Bautista es el nexo entre el Antiguo Testamento y la Buena Nueva. "El más grande entre los nacidos de mujer", según palabras de Jesús, nos llama desde el desierto pra que allanemos los caminos y preparemos las calzadas para el Rey que va a llegar.

Abramos nuestros corazones, pues, a una conversión sincera que nos hará más felices.



En este domingo encendemos la vela verde. El color verde dentro de las celebraciones litúrgicas simboliza el tiempo ordinario, la cotidianidad de la vida, de hecho el color de la naturaleza es verde. Se nos invita a vivir nuestro día a día iluminándolo con la Palabra del Señor que nos nutre, nos consuela y nos interpela a vivir desde los valores del Reino.

Con esta segunda luz que encedemos,
te pedimos, Señor,
que la Luz de tu Palabra
ilumine nuestras vidas
a fin de poder
"vivir de forma extraordinaria nuestro tiempo ordinario".

Señor, que seamos reflejo de tu luz atrayente y seductora.
¡Maranatha. ven, Señor Jesús!
 



sábado, 3 de diciembre de 2016

SCALA COELI - ADVIENTO 2016: Sábado de la Primera Semana


Jesús recorría todas las ciudades y aldeas,

ENSEÑANDO

en sus sinagogas, 

ANUNCIANDO

el evangelio del Reino y

CURANDO

todas las enfermedades y todas las dolencias.
Al ver a las gentes,

SE COMPADECÍA

de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas,
"como ovejas que no tienen pastor".




viernes, 2 de diciembre de 2016

jueves, 1 de diciembre de 2016

La mesa de la Palabra: La pequeña esperanza avanza




  Santo Domingo de Scala-Coeli * Dominicos * Córdoba




La pequeña esperanza avanza

Sí, son tiempos de espera y esperanza.  Y no por subrayar la obviedad del adviento, sino por ser un recurso humano y creyente siempre por madurar, siempre por florecer. La creencia nos dice que este nuestro mundo hay que mirarlo con ilusión porque en él hay cabida para, aparte de la evidente parcela de mal, unas enormes posibilidades de bondad muchas de ellas por estrenar.  Y por tributar desde esta página un modesto homenaje a unas bellas palabras de Charles Peguy, rotuladas como La niña esperanza, que recomiendo con sincero fervor.

Hasta el mismo Dios, dice, se asombra de la muchacha esperanza por ser ella tan poquita cosa… inmortal. Entre las dos grandes, fe y caridad, la esperanza es una menuda cosita que aparece en nuestro mundo en cada momento navideño. Pero con tanta energía que echa sobre sus hombros la carga de las dos hermanas mayores, porque se siente capaz de saltar sobre todos los obstáculos y transitar por todos los caminos.

Evoco este texto porque es una oportuna ayuda para disponer el camino del Señor y allanar sus vías de llegada, el Bautista lo recuerda.  Vivimos en función de lo que esperamos porque la fuerza de la esperanza, la niña chiquita, arrastra a los mejores momentos, al disfrute de nuestra mejor razón de la espera.


Fr. Jesús Duque OP.



SCALA COELI - ADVIENTO 2016: Jueves de la Primera Semana


Confiad siempre en el Señor,
porque el Señor es la Roca perpetua.




Damos gracias al Padre porque ha empezado 
a construir nuestras vidas sobre la roca firme
que viene y se nos acerca en el desierto
de nuestra marcha diaria, es decir,
Cristo muerto y resucitado. 

 

miércoles, 30 de noviembre de 2016

SCALA COELI - ADVIENTO 2016: Miércoles de la Primera Semana









Señor y Dios nuestro,
prepara nuestros corazones 
con la fuerza de tu Espíritu
para que cuando llegue Jesucristo, tu Hijo,
nos encuentre dignos de sentarnos a tu mesa 
y él mismo nos sirva en el festin eterno.

 

martes, 29 de noviembre de 2016

SCALA COELI -ADVIENTO 2016-: Martes de la Primera Semana






Brotará un renuevo del tronco de Jesé,
un vástago florecerá de su raíz.
Sobre él se posará el espíritu del Señor:
espíritu de ciencia y discernimiento,
espíritu de consejo y valor,
espíritu de piedad y temor del Señor;
le llenará el espíritu de temor del Señor.

No juzgará por apariencias,
ni sentenciará de oídas;
defenderá con justicia al desamparado,
con equidad dará sentencia al pobre.
Herirá al violento con el látigo de su boca,
con el soplo de sus labios matará al impío.

Será la justicia ceñidor de sus lomos;
la fidelidad , ceñidor de su cintura.


lunes, 28 de noviembre de 2016

SCALA COELI -ADVIENTO 2016-: Lunes de la Primera Semana




"Permaneced alertas a la venida del Señor, 
para que cuando llegue y llame a la puerta 
nos encuentre
 velando en oración y cantando su alabanza".

domingo, 27 de noviembre de 2016

SCALA COELI -ADVIENTO 2016-: Primer Domingo





Hoy vivimos la alegría de estrenar algo nuevo. Damos comienzo a un nuevo año litúrgico. Recibimos un nuevo reloj lleno de tiempo, días, horas, minutos y segundos para que los aprovechemos.

Como seguidores de Jesús de Nazaret hemos sido llamados a vivir y anunciar el Evangelio con palabras y, sobre todo, con acciones, haciendo presente en la vida de la gente, de nuestros hermanos, su fuerza humanizadora y salvadora.

Pero este camino no lo hacemos de manera individual, vamos juntos, formamos una comunidad donde podemos acompañar y ser acompañados. Hemos de tejer relaciones desde nuestra gratuidad, justicia y misericordia; haciendo presente aquí y ahora el sueño de Jesús, la fraternidad universal, promoviendo la dignidad de todo ser humano.

Y como siempre, con el nuevo año litúrgico, comenzamos el Adviento. Pero el Adviento que Dios quiere no es un tiempo cronológico, sino un tiempo espiritual, durante el cual hemos de cultivar y desarrollar la esperanza. Decir esperanza es decir, deseo, confianza, paciencia, vigilancia, compromiso, valentía, alegría, humildad, paz. El Adviento es un nuevo tiempo  en el que se nos pide que dejemos nuestra comodidad, nuestra estabilidad y nuestras seguridades y  actuemos avanzando hacia la Luz, que salgamos al encuentro del Señor, que convirtamos la ignorancia y el olvido en acogida, aceptación, solidaridad y comunión; en definitiva, que hagamos de esta “nueva” venida del Señor un camino de encuentro con nuestros hermanos. 

Y durante este tiempo de Adviento hay unos personajes que nos acompañarán en estas semanas: María, José, Juan el Bautista y el profeta Isaías.

Y hoy, en lugar preferente en esta nuestra Iglesia de Santo Domingo de Scala Coeli, un cuadro de una imagen preciosa de María embarazada, en estado de buena esperanza, en vigilante espera.  Nosotros, como ella, también hemos de estar en vigilante espera, para "dar a luz" al que viene, dando a los demás con nuestras obras y nuestra vida a ese que, de antemano, hemos de acoger, que es el Señor, que es -nada menos- que "Dios con nosotros".


 ..................................................................................................................................................................






Ya es tradición entre nosotros que esté presente en nuestras celebraciones la corona de Adviento. Cada uno de los elementos que la componen está lleno de significado. El círculo representa el ciclo ininterrumpido de las estaciones; las hojas verdes perennes simbolizan la persistencia de la vida en medio del duro invierno, y las velas encendidas la permanencia de la luz en medio de la oscuridad de este tiempo.

A lo largo de las cuatro semanas de Adviento vamos a ir encendiendo cada una de las velas de los cuatro colores litúrgicos principales que nos recordarán actitudes esenciales en este itinerario para prepararnos a la venida del Señor que ya llega. 

Hoy, primer domingo de Adviento, encendemos la vela con la que queremos avivar en nosotros la ESPERANZA. Una esperanza que brota de la promesa de un Dios que ha decidido poner su tienda entre nosotros y acompañarnos en nuestro propio camino.